nOee

Sólo otro weblog de WordPress.com

METRÓPOLIS (1927)

Posted by noeliapc en 7 abril 2010

Metrópolis, no periodo de entreguerras

 FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA

Género: Ciencia Ficción / Drama
Nacionalidad: Alemania
Director: Fritz Lang
Actores: Alfred Abel; Gustav Fröhlich: Brigitte Helm; Rudolf Klein-Rogge; Fritz Rasp; Theodor Loos; Heinrich George; Fritz Alberti; Grete Berger; Erwin Biswanger;  Olly Boeheim; Max Dietze; Ellen Frey; Beatrice Garga; Heinrich Gotho; Lisa Gray; Anny Hintze: Georg John; Walter Kuehle; Margarete Lanner; Rose Lichtenstein; Erwin Vater; Helene Weigel; Hanns Leo Reich; Arthur Reinhardt; Olaf Storm;  Hilde Woitscheff; Helenvon Münchofen. 

Dirección artística: Erich Kettelhut, Karl Vollbrecht, Otto Hunte.                           Departamento artístico: Erich Kettelhut, Karl Vollbrecht, Otto Hunte, Walter Schulze-Mittendorf.                                                                                                                 Vestuario: Aenne Willkomm
Productor: Giorgio Moroder; Erich Pommer.
Guión: Fritz Lang; Thea von Harbou (novela original)
Fotografía: Karl Freund; Günther Rittau; Walter Ruttmann. 

Efectos especiales: Ernst Kunstmann                                                                          Efectos visuales: Eugen Schüfftan, Jeff Matakovich
Música: Abel Korzeniowski, Myles Boisen; Sheldon Brown; Beth Custer;Terry Donahue; Gottfried Huppertz; Steve Kirk; Neil Leonard; Richard Marriott; Giorgio Moroder; Peter Osborne; Nik Phelps; Caleb Sampson.

Calificación moral: No recomendada para menores de 13 años.
Duración: 90/ 120/ 140 minutos.                                                                            Filmaffinity: Votos, 15.307; puntuación: 8,3/10 (53 críticas)

SIPNOSIS:

Año 2026. Metrópolis es una ciudad dividida en dos sectores, el de los poderosos y el de los trabajadores, estos últimos hombres esclavos al servicio del bienestar de los otros. María es una bella muchacha que trata de mantener elevada la moral de los proletarios con enfervorizados discursos llenos de esperanza. El hijo del gobernador de la ciudad se enamora de ella y, gracias a esto, conocerá un mundo oscuro y triste, muy distinto de la opulencia en la que ha vivido hasta entonces. Para romper ese idilio, su padre ordena la construcción de un robot con la imagen de María y, así, provocar la sublevación de los obreros, con lo que tendría un motivo para actuar contra ellos…

http://www.youtube.com/watch?v=osH8I6jgG4A&feature=player_embedded

Metropolis” es una película muda, rodada con medios rudimentarios, sin embargo, continúa siendo una de las películas artísticamente más impecables de todos los tiempos, ya no sólo por la buena utilización de las técnicas, sino porque derrocha una fantasía abrumadora. Cada escena es toda una obra de arte por su perfecta combinación de iluminación, fotogafía, rocambolescos decorados y magnífico montaje. Desde ese edén prefabricado -con claros ecos del paraíso que El Bosco retratara en su Jardín de las Delicias– hasta esas fábricas monumentales inspiradas en el antiguo Egipto, pasando por esa revisitación del mito de Frankenstein que es la mujer máquina, “metropolis” o el pánico de “Alicia en el País de las Maravillas“, “Metropolis” nos ofrece una impresionante sucesión de escenas absolutamente memorables. Asimismo, resulta cuanto menos curioso el observar cómo ha evolucionado el cine. El cine mudo, con sus gestos viscerales, sus exageradas poses, sus acelerados movimientos… Una idea de la cinematografía completamente diferente, pero que posee un encanto indiscutible.

Además, su argumento es, pese a su desarrollo algo ingenuo para nuestros días, de una complejidad y profundidad asombrosas, abordando el mismo tema que “Tiempos modernos” de Chaplin, pero con una perspectiva absolutamente diferente. Lang comienza con una dura crítica al capitalismo y su mecanización de la sociedad. Cómo el hombre está siendo víctima del trabajo, cómo el inventor de todo este tinglado no se ha dado cuenta de que lo que realmente ha creado es un instrumento en el que los más inútiles son los que acaparan toda la riqueza, mientras los trabajadores sudan en sus puestos. Más tarde aborda otro gran tema como la religion. Nos habla de fanatismos, de la necesidad de encontrar un líder en el que arroparnos y en el que justificar nuestras acciones. Tambien el egoísmo es blanco de tiro en “Metropolis“, la rivalidad amorosa, el fetichismo, el jugar a ser Dios y, en definitiva, la naturaleza humana. Cuando estábamos asistiendo a una especie de revolución marxista, finalmente, Lang abre una puerta a Rousseau y su “Contrato Social” al romper una lanza a favor del diálogo y el entendimiento.

 http://www.labutaca.net/51berlinale/metropolis.htm 

 

METRÓPOLIS O EL “CINE DEL FUTURO”

ARQUITECTURA, RITMO Y NARRACIÓN

El porqué Metrópolis, aún a pesar de todo lo sufrido, es una pieza que conserva intacto su inquebrantable impacto se debe a dos elementos fundamentales: por un lado, el infravalorado guión de Thea Von Harbou, conscientemente impreciso y contradictorio. Por otro, la mirada geométrica, calcuradora y, a la vez, pasional de un Lang en la plenitud de su talento.

Cabe decir, si comenzamos por este último punto, que Metrópolis no es un film expresionista, contrariamente a la opinión mayoritaria que la considera la última obra del movimiento. La película, concretamente, es fruto de un eclecticismo artístico y arquitectónico que revela, en el fondo, el profundo conocimiento de Lang en el campo de la arquitectura y su pasmosa maestría para la construcción de decorados con auténtica entidad dramática. Por la película desfilan elementos vinculados al futurismo de Umberto Boccioni (el constante movimiento de las máquinas al comienzo del film e, incluso, el diseño del robot andrógino); a la arquitectura de la Bauhaus en todo el diseño de la Metrópolis, que parece escenificar visualmente la fusión entre el arte y la ingeniería preconizada por Walter Gropius, fundador de la escuela; e, incluso, el Art Déco en una gran parte de la decoración de interiores. Únicamente, la persecución de María en las grutas, con la impresionante utilización de la luz de la linterna como foco de angustia, y el exterior de la casa de Rotwang pueden ser considerados los únicos enlaces que unen a Metrópolis con el expresionismo. El impresionante logro de Lang consiste en la fusión de todo ello y, asimismo, en la creación de un universo propio que, muy a pesar de tener todas las influencias ya esbozadas, posee una personalidad y una consistencia absolutamente independientes. Amén de ello, la capacidad del cineasta para dotar a todo el envoltorio escenográfico de un protagonismo absoluto revela la preocupación de Lang por la integración de todos y cada uno de los dispositivos que conforman el plano y, por consiguiente, la creación de un asombroso cosmos unitario. La misma disposición y movimiento de los actores, por ejemplo, revela la extrema obsesión de Lang por el espacio, ya que estos se encuentran distibuidos atendiendo a una lógica geométrica, potenciando las disposiciones verticales (John Fredersen, Rotwang, Slim), planificadas generalmente de perfil, en contraste con los primeros planos frontales de Freder o María, integrados en la escena con mucha menos rigidez. De igual manera, los movimientos y los gestos de los intérpretes ya definen, por sí mismos, su propia personalidad y el núcleo semántico de la historia, sustentado, nuevamente, en la antítesis: los obreros del comienzo van en grupos de seis, caminando con parsimoniosa letanía y sin rostro, los hijos de la elite se explayan en la superficie sin orden aparente, con Fredersen en primer plano y corriendo de forma lúdica; el rostro de John Fredersen es inexpresivo y tenso; el de su hijo, histriónico y gesticulante; la María humana se mueve y desplaza con gestos tranquilos y pausados, su robot es nervioso y de ademanes violentos. Es decir, un cúmulo de intenciones ocultas en cada resquicio del film que dan cuerpo al apasionante imaginario del Lang alemán.

Igualmente, la capacidad del cineasta para controlar el ritmo de la película mediante un prodigioso trabajo de montaje y un exacto control de la duración de los planos, se erige en otro factor fundamental del film. La construcción narrativa de Metrópolis es laberíntica, compleja y oscura en la que hasta cinco situaciones simultáneas se ofrecen de manera alterna, generalmente estructurada en bloques de tres escisiones argumentales, cuyos personajes se van cruzando, separando y uniendo según corresponde. El ejemplo más evidente se encuentra en el tercio final: la persecución de un grupo de obreros a María, a quien toman por el robot que los ha conducido a la catástrofe, se cruza con otro grupo que ha encontrado al autómata y procede a su destrucción. La maestría de Lang para que todo el entramado resulte lógico y verosímil es, de todo punto, admirable concediendo un aspecto de frescura y emoción tan sorprendente que todo el armazón narrativo apenas queda visible.

Por su parte, el guión de Thea Von Harbou al que se aludía anteriormente, posee un conjunto de matices sobresalientes, más allá de las opiniones generalmente desfavorables recibidas a lo largo de los años. De hecho, se suele considerar Metrópolis una obra más “visual” que “argumental”, aludiendo a que Thea Von Harbou siempre ha sido la causante de la inclinación de los films mudos de Lang hacia los seriales y los argumentos más populistas, y a que algunos aspectos de la historia no contaban con la plena aprobación del cineasta (la secuencia final, por ejemplo). Dejando de lado estas consideraciones, de todo punto discutibles, lo cierto es que Metrópolis tiene una de sus mayores bazas en el guión de la escritora. Deliberadamente simbólico (las referencias bíblicas son más que evidentes) y totalmente reaccionario en su carácter profético y en sus aristas morales más básicas, estos elementos, a priori negativos (?), acaban por definir el carácter temático del film, acercándolo a unas tendencias tan extremas que llegan a parecer cándidas. El discurso de Von Harbou, al igual que la planificación de Lang, se basa en el contraste: utiliza una compleja carga de profundidad que sólo oculta unas intenciones absolutamente ingenuas. No únicamente porque “el pueblo alemán” (a quien dedicó, dicho sea de paso, su anterior guión, Los Nibelungos —otra de las magnum opus de Lang—) venía de sufrir una gravísima crisis económica, que tuvo su punto álgido sólo tres años antes, y necesitaba este tipo de mensajes demagógicos que insuflaran moral, sino por su propia formación y mentalidad que la llevó a desplazarse paulatinamente de la figura de Lang y convertirse, a partir de 1933, en una de las más fieles seguidoras del nacionalsocialismo. El pacto social entre el capitalista y el trabajador, por citar la secuencia más discutida del film, no es más que una metonimia visceral de todo lo apuntado y la muestra más clarividente del mensaje de la guionista.

Metrópolis, con todo lo ya dicho y lo muchísimo que quedaría por decir, con sus contradicciones, sus oposiciones, su vanguardista concepto arquitectónico, su estructura y con el inmenso talento de todos y cada uno de los miembros del equipo a las órdenes de Lang es, sin discusión alguna, una de las grandes obras de la Historia del Arte.

http://www.miradas.net/2006/n46/estudio/metropolis.html 

 

HOMENAJE A LA METROPOLIS DE F. LANG

 Las distintas versiones de una obra maestra

Metrópolis constituye uno de los casos más complejos a la par que apasionantes de toda la Historia del Cine. Pocas películas han sido tan masacradas, mutadas y mutiladas como ésta y, a la par, de pocas se puede tener una visión tan conjunta y completa de lo que el film podría haber ofrecido de no haber caído en manos inadecuadas. Quede claro que la Metrópolis, tal y como fue concebida por el genio creador de Lang (y por el ambiguo humanismo de Thea Von Harbou) sólo se ha podido ver en Alemania entre enero y mayo de 1927. El estreno en Estados Unidos en abril de ese mismo año reducía sus 170 minutos originales a 120, convirtiéndose en la versión que también se exhibiría en Alemania meses más tarde. Asimismo, este es el minutaje más común, incluso en la actualidad. La versión más completa que se conoce es la reconstruida por el historiador Enno Patalas que, con sus 147 minutos de duración, sí puede dar una idea más cercana a lo que aquel grupo de privilegiados espectadores pudieron disfrutar en Berlín el 10 de enero de 1927.

Fué precisamente el 21 de enero de 2010 de enero se inaguró en la Filmoteca de Berlín una muestra con la versión restaurada y completa de la mítica película Metropolis (1927) de Fritz Lang (el Museo del Cine Pablo C. Ducrós Hicken de Buenos Aires encontró una copia prácticamente íntegra que donó a la Fundación Friedrìch-Wilhelm Murnau), el único largometraje declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. La exposición The Complete Metropolis presenta el proceso de creación del filme con abundante material del mismo: partituras, trajes, máscaras, guiones, etc. Además, incluye la descripción de las escenas más emblemáticas de la película mediante dibujos, guiones y fotografías.

PROPUESTAS DIDÁCTICAS 

• Infórmate acerca del argumento de la cinta Metropolis de Fritz Lang y resúmelo. Después, elabora una ficha del filme con datos sobre su director, guionista, reparto, rodaje, etc.

• A Metropolis se le atribuyen tendencias comunistas: ¿en qué escenas pueden observarse ideas pertenecientes a esta doctrina? Infórmate acerca del comunismo y después, visiona la película. Acto seguido, elabora una lista con ideales comunistas que aparezcan en la cinta y otra lista, con escenas que contradigan esta ideología.

• Algunos críticos sitúan a Metropolis dentro del movimiento expresionista, sin embargo otros niegan que pertenezca a dicha corriente. Averigua cuáles eran las características principales del expresionismo alemán e intenta buscar rasgos del mismo en el filme. A continuación, posiciónate en el debate: ¿es Metropolis una película expresionista?

• Elabora una ficha sobre la Puerta de Brandenburgo: cuándo la construyeron, con qué motivo, cuáles son sus medidas, qué significado tiene para el pueblo alemán, etc. Completa la explicación con fotografías de este monumento emblemático.

UNESCO nombró a Metropolis Patrimonio de la Humanidad: ¿qué otros largometrajes han obtenido tan aclamada distinción?, ¿cuáles fueron las razones para concedérsela a la cinta de Fritz Lang? Averígualo y resúmelo en tu cuaderno de trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: